Ya tienes una página web, ahora hay que optimizarla

¿Cuál es el propósito de la web de una marca? Conseguir que los usuarios la visiten, la disfruten y que, después, se conviertan en clientes. Y para eso no existen fórmulas mágicas… Cada empresa tendrá que encontrar su propia estrategia. No obstante, existen una serie de pautas que seguir que nos ayudarán a optimizar el sitio de nuestro negocio y optimizarlo, mejorando así la conversión del tráfico de nuestra web en ventas. 

La optimización web comprende diferentes estrategias técnicas como la fase de desarrollo, diseño, velocidad de respuesta, etc… pero también relacionadas directamente con el comportamiento humano y el aspecto emocional de los clientes, el cual tiene un impacto muy importante en los procesos de compra. ¡Vamos a ver algunos de estos consejos!

Buena presentación

Cualquier portal web debe causar buena impresión desde el primer momento, evitando diseños poco cuidados, colores que impidan leer bien, información desorganizada o fotos sin calidad. Pero estas consideraciones no sólo deben aplicarse a la home de nuestro sitio, sino hasta el último rincón de nuestra página web. 

Es muy importante que todo el proceso de experiencia de usuario sea agradable, desde que los consumidores llegan a nuestra web hasta que se avanza en el proceso de compra. Una mala experiencia puede hacer que un cliente interesado abandone el proceso justo al final. Piensa que una web está formada por varias páginas distintas, y todas ellas deben estar optimizadas por separado. 

Una mala experiencia puede hacer que un cliente interesado abandone el proceso justo al final

Es importante incluir las palabras clave principales en nuestra página de inicio, pero no podemos dejar el resto de páginas huérfanas. ¡Cada pestaña se merece sus propias palabras clave! Eso sí, no caigamos en el error de poner las mismas palabras claves en cada pestaña. Esto puede tener consecuencias fatales respecto a nuestra posición en el tan deseado ranking de Google. 

Es importante incluir las palabras clave principales en nuestra página de inicio, pero no podemos dejar el resto de páginas huérfanas. ¡Cada pestaña se merece sus propias palabras clave! Eso sí, no caigamos en el error de poner las mismas palabras claves en cada pestaña. Esto puede tener consecuencias fatales respecto a nuestra posición en el tan deseado ranking de Google. 

Por otro lado, considera que toda página profesional debe tener un espacio dedicado a su equipo, es decir, a explicar quién lo conforma, quién es la empresa. Además del quién, debe aparecer la historia y la trayectoria del negocio. Piensa que esta descripción debe aparecer en los resultados de búsqueda de Google. Utiliza la meta descripción de tu web para escribir un texto claro, útil y conciso, incluyendo palabras clave.

¡Cada pestaña se merece sus propias palabras clave! Eso sí, no caigamos en el error de poner las mismas palabras claves en cada pestaña.

Contenido de calidad

Como hemos repetido hasta la saciedad, y seguiremos haciéndolo, la creación de contenido es una de las estrategias más importantes de una marca. Así que los artículos de web suponen ese gancho para atraer al público objetivo. En primer lugar, hay que tener en cuenta lo mucho que han evolucionado el diseño y la usabilidad de las páginas web. Pero no sólo a nivel visual, el contenido que contienen los sitios web también ha cambiado mucho, caracterizándose por ser más práctico y dinámico. Y es que mucha gente ha diseñado y publicado su sitio web, pero ha descubierto que al buscarse en Google no se encuentra donde esperaba. Crear un blog especializado es la solución perfecta para posicionar tu empresa como un referente en tu sector y atraer al público. 

No obstante, para que a través de tu contenido puedas posicionarte en Google, tu contenido debe ser de calidad, estar siempre actualizado. Google cada vez analiza mejor las páginas para determinar si dicho contenido es original y relevante con respecto a una palabra clave determinada. Por otro lado, cuando hablamos de SEO, hablamos de buenos títulos que atraigan a los usuarios. En este sentido, no sólo es importante pensar en lo que nuestra audiencia quiere leer, sino en los algoritmos de búsqueda de Google. Y para ello deberás hacer una investigación de las palabras clave. Así que hazte la pregunta y después investiga. ¿Qué palabras escriben los usuarios cuando necesitan saber algo referente a tu negocio? 

Google cada vez analiza mejor las páginas para determinar si dicho contenido es original y relevante con respecto a una palabra clave determinada.

Diseño: la importancia de las emociones

Una buena web debe provocar algo en el usuario, enseñarle y transmitirle algo que no consiga ver en otras webs. Y esto se debe hacer en todos los aspectos. Los consumidores buscamos que las páginas que visitamos, además de resolvernos nuestros problemas, nos emociones. Por eso nuestra web debe trasmitir las emociones y ventajas de nuestra marca. Esta es la razón por la cual cada vez se aplica más fundamentos del neuromarketing para el diseño web. 

Una web debe estar diseñada pensando tanto en lo que queremos transmitir de nuestra marca como en la información que queremos que llegue a los usuarios. Una web debe reflejar la personalidad de la marca. No podemos olvidarnos tampoco del potencial que tienen las buenas imágenes. Por eso, siempre hay que utilizar imágenes de mucha calidad, originales y que tengan una profunda carga emocional. ¡Hay que escoger imágenes que hablen por sí solas!

Por otro lado, está la correcta distribución de la información y la elección de colores. Los botones de nuestro sitio web tienen que aprovechar las posibilidades de un buen uso del color que ayude a la conversión y deben utilizar mensajes muy breves pero muy persuasivos. Si el botón para la compra no está bien destacado, ni utiliza una posición estratégica, estaremos perdiendo ventas. 

Una web debe reflejar la personalidad de la marca

¿A cuántos formatos se adapta nuestra web?

Aunque las computadoras se siguen utilizando de forma diario, no podemos olvidar que gran parte de los usuarios usan sus móviles o tablets para consultar internet. 

¿No te ha pasado alguna vez? Visitar una web a través del celular y cuando vas a clicar en una pestaña todo se desajusta. ¿Y qué pasa? Inmediatamente abandonaremos el lugar. Si nuestra web no está adaptada podemos perder clientes.

Así que como algo fundamental en la optimización de nuestro sitio web, hay que preparar la apariencia del portal según el dispositivo de acceso, cambiando la presentación según sea una computadora, una tablet o un celular. 

Mantenimiento

Por último, y no menos importante, por muy optimizada que esté nuestra web siempre tiene que estar bajo supervisión. Y esto, ¿qué supone? Pues monitorizar de forma constante los pluggins que incorpora el sitio, actualizar textos, verificar las meta descripciones y las palabras clave, fijarse mucho en el peso de las imágenes… El mantenimiento de una página va mucho más allá de que ésta tenga un error técnico y se caiga. Tener una web supone cuidarla mucho. Sólo con una web cuidada, en su forma y fondo, podrás hacer el mejor rendimiento de ella y aparecer en los primeros resultados de Google.

Comparte

¿Cómo manejar la gestión de una marca nueva cuando llega un M&A?

Siempre piensa en lo que tu público quiere saber, no lo que tú quieres contar

Cómo crear una estrategia digital