¿Qué es el marketing de contenidos?

La personalidad como clave en el marketing de contenidos

Escuchar la frase “marketing de contenidos” puede resultar para algunos algo desconocido, rebuscado o demasiado profesional. Y aunque es cierto que aplicarlo requiere de conocimiento técnico, el marketing de contenidos está más cerca de cada uno de nosotros de lo que nos imaginamos. ¿De qué forma? ¡Muy sencillo: formando parte de nuestro día a día!

Muchas veces nos toca presentarnos ante una clase, cuando estamos en búsqueda de nuevo empleo o incluso en una reunión de amigos en la que aparece alguien que no conocemos. Y en cada una de esas circunstancias, tenemos que vendernos, es decir, mostrar lo mejor de nosotros en el menor tiempo posible. Si queremos cumplir con este objetivo y marcar la diferencia, ya sea en el ámbito profesional o personal, la clave estará en la fórmula y las herramientas que usemos para hacerlo.

Si queremos vendernos y marcar la diferencia, ya sea en el ámbito profesional o personal, la clave estará en la fórmula y las herramientas que usemos para hacerlo.

En esto consiste el marketing de contenidos, aunque, en este caso, con un producto o servicio, e implicando una persona o empresa interesada en venderlo. Esto se logra creando contenidos de calidad, atractivos y originales, tomando en cuenta al público o a la audiencia.

Ahora bien, para adentrarnos en el mundo del contenido, necesitamos conocer algunas estrategias. Sólo de esta forma sabremos aplicarlas efectivamente y lograr los resultados que deseamos. 

¿Qué es el marketing de contenidos?

Se trata de un proceso que va más allá de la idea de vender y radica, principalmente, en satisfacer la necesidad de información del cliente con el objetivo de que la marca llegue a su fin último, darse a conocer y posicionarse como una referencia en su sector. Es una manera de establecer una relación que se consolide y se afiance a través de buenos contenidos, de alta calidad, con los que el público se identifique y se pueda lograr su fidelidad. 

Aplicar este tipo de marketing influye notablemente en la manera en la que va aumentando la credibilidad de la marca, y en cómo la lealtad que se va sosteniendo con el tiempo. Pero esto no se logra por sí solo, sino trazando una diferencia a través del valor de los contenidos y la información, que debe ser sustanciosa, y que se suministra en función de los requerimientos del público objetivo. En este sentido es propicio conocer cómo se puede convertir en referente cada contenido pensado y de esta forma incentivar el feed back con la audiencia.

El marketing de contenidos es un proceso que va más allá de la idea de vender y radica, principalmente, en satisfacer la necesidad de información del cliente con el objetivo de que la marca llegue a su fin último, darse a conocer y posicionarse como una referencia en su sector.

Claves para crear un contenido exitoso

En ocasiones puede que el marketing de contenidos sea desestimado por las empresas, puesto que desconocen la fuerza que puede imprimirle a la marca, incluso por encima del marketing tradicional. Esto se consigue aplicando estrategias de contenido exitosas, lo contrario reduce la eficacia de la información que se publica, así que no sólo basta con tener como premisa este tipo de marketing sino hacer un estudio previo, que permita estructurar la metodología necesaria para ponerlo en marcha. 

Define pilares de contenido

Es importante estudiar el público objetivo y centrarse en los temas de su interés, estudiar cada aspecto a profundidad, hasta el punto de que pueda pensarse en personalizar cada contenido de acuerdo a las necesidades.

En este punto se puede hablar de temáticas que trascienden detalles del producto y entre ellas se puede apelar a los aspectos emocionales y educativos, incluso se recomienda que estos últimos ocupen un 80% de los contenidos y el otro 20% estén relacionados con la información de la marca o empresa.

Ofrece un sitio web atractivo

La practicidad y el encanto visual son claves para enganchar al público, con un diseño que facilite su navegación y pueda complacer la rapidez que hoy en día las personas exigen en internet. En este sentido cargar de muchos elementos un sitio web podría exagerar la manera en cómo se muestra el contenido y por más interesante que este sea no bastará para satisfacer la experiencia del usuario y terminará buscando otras opciones.

Trabaja en el posicionamiento SEO 

Si en algo debemos pensar a la hora de generar contenido es en Google, lo que quiere decir que es fundamental que nos encuentre y esto se logra optimizando la información que generamos para los motores de búsqueda. Aquí entra el rol de las keywords y cómo aparecen en determinados textos, lo ideal es que su distribución sea natural y no forzada, no nada más con la intención de lograr el objetivo, sino que se pueda disfrutar del contenido y a la vez conseguirlo de manera rápida.

Utilizar Call To Action

Nada mejor que la interacción. A los usuarios les encanta ser tomados en cuenta y esto le brinda mucho valor a nuestro contenido, lo que además potencia la marca y le da confianza al cliente. Los Call To Action o CTA representan el momento cumbre en el que el usuario atiende el llamado a quedarse en nuestro sitio a través de una acción y esta puede presentarse a través de un texto o un enlace. 

Lo importante en este caso es que la herramienta forme parte del contenido, de manera que no pueda percibirse como una persuasión directa y que las personas hagan uso de ella sin sentir ningún tipo de obligación. Una buena forma podría ser colocar un link dentro del contenido que los lleve a otra nota que también sea de su interés.

Aprovecha al máximo el contenido visual

Nuestro cerebro está en la capacidad de recordar mucho más lo que vemos, se trata de un 80% de nuestros recuerdos, el otro 30% se distribuye, una parte a lo que leemos y el resto a lo que oímos. Aquí radica la importancia de las imágenes para alimentar nuestros contenidos y con ello podemos explorar una infinidad de herramientas originales para  captar la atención del público objetivo.

 ¿Te has preguntado cómo un meme tiene tanta posibilidad de viralizarse? Es precisamente por esto. Solemos ver como una imagen, el rostro de una persona o una escena queda en nuestras mentes por mucho tiempo solo acompañada de una frase corta. Este puede ser uno de los recursos que se pueden utilizar dentro del contenido visual, así como también infografías, vídeos, Ebooks, entre otros. Es necesario tomar en cuenta la calidad de cada uno de ellos, y estudiar muy bien la manera en qué pueden ser incorporados al contenido para evitar la saturación.

¿Cómo utilizar el marketing de contenidos?

Por otra parte, es fundamental que el cliente esté totalmente convencido de que nuestra estrategia de marketing de contenidos tiene más valor que cualquier otra y que somos capaces de marcar la diferencia con respecto a la competencia, así que se debe analizar cuáles son sus expectativas y brindarle la confianza necesaria para destinar parte de su presupuesto a esta idea. 

Este proceso está compuesto por tres momentos importantes, que desglosamos como parte del embudo de ventas o funnel de ventas.

Descubrimiento

Se trata del momento en que el cliente reconoce que tiene una necesidad, descubre a la empresa que puede satisfacer la misma y pide encontrar respuestas, por lo que es la oportunidad para iniciar un primer acercamiento.

Consideración

Aquí ya el cliente debe conocer que podemos ofrecerle, pero puede que aún no esté convencido, así que es el momento para utilizar todas esas herramientas originales que hemos repasado, mostrar estrategias ya ejecutadas y que conozca las soluciones atractivas que solo nosotros podemos ofrecerle.

Decisión

Esta es la parte final del embudo en la que el cliente ha evaluado nuestras propuestas y está a punto de tomar la decisión de elegirnos, no por esto dejemos de lado seguir demostrando los beneficios de quedarse con nuestra empresa, poner ejemplos de casos exitosos, despejar cualquier pequeña duda, y dar a conocer la forma en cómo hemos aplicados nuestros conocimientos en otros casos.

Sin duda el marketing de contenidos toma cada vez más importancia dentro de las estrategias de una agencia, pese a esto las marcas pueden dudar de su éxito al aplicarlo, probablemente por la falta del plan ideal que se ajuste a sus necesidades.  Aquí es donde es importante repasar cada una de las claves que se han propuesto en este artículo, tener un enfoque claro de lo que queremos transmitir y lograr cautivar a nuestro público objetivo con ideas novedosas.

En este sentido preocupémonos más por generar contenido de calidad, no importa si nuestra empresa es pequeña o muy grande, a veces podría ser necesario olvidar que queremos “vender” y enfocarnos en “convencer”. Para ello debemos desechar patrones obsoletos y ser creativos a la hora de estructurar un contenido, de modo que el usuario nos elija como una opción diferente a la infinidad de informaciones trilladas que puede encontrar en la actualidad.

No olvidemos la premisa, ¡El contenido es el rey! y debemos tratarlo como tal. Un título conciso pero atractivo, cuidando aspectos de coherencia, de gramática, con informaciones actualizadas, con las últimas tendencias, incorporando una o dos interrogantes para el lector, proporcionando una lectura fácil y menos densa. Se trata de mostrar contenidos que sean atractivos, adaptados a la realidad y que impongan nuestra personalidad. 

Finalmente, que todo esto se conjugue de manera tal que termine por animar al usuario a compartir esa experiencia única y satisfactoria, y así lograr lo que tanto deseamos como marca, su fidelidad.

Comparte

Para casi todas las empresas b2b, el mayor reto es la confusión

¿Cómo crear contenidos relevantes para tu público objetivo?

Cómo usar las redes sociales efectivamente