Misión y Visión

La misión y la visión no sólo son los componentes básicos de una estrategia de marca sino de los objetivos comerciales de cualquier empresa. Sin ellas, es imposible trazar un plan a corto y largo plazo. Los miembros de un equipo, ya sean trabajadores o directivos, necesitan ver más allá de los números, necesitan saber qué sentido tiene la actividad específica a la que se dedican. ¿Qué objetivos vamos a tratar de lograr sino sabemos ni dónde estamos ni hacia dónde nos dirigimos? Digamos que tanto la misión como la visión son el timón que guía el barco, nuestro negocio. Pero, para entender mejor su importancia vamos a explicar en qué consiste cada término.

La misión puede definirse como la filosofía o cultura que permea una empresa y que se construye sobre unos valores a los que queremos que se sujete nuestra marca. Es la explicación de por qué existe nuestra empresa y su propósito. Sea cual sea nuestra misión, debe abarcar la totalidad de nuestra empresa, a toda su organización. Cada uno de los trabajadores y procesos del negocio deben asumir la misión como guía a la hora de llevar a cabo sus actividades profesionales. La misión responde a las preguntas qué somos, qué hacemos y para qué existimos, es la herramienta estratégica que sintetiza el propósito de nuestro negocio.

Sea cual sea nuestra misión, debe abarcar la totalidad de nuestra empresa, a toda su organización. Cada uno de los trabajadores y procesos del negocio deben asumir la misión como guía a la hora de llevar a cabo sus actividades profesionales

Así como la misión describe el presente, la situación de una empresa, la visión está dirigida al futuro, describe las metas que nuestro emprendimiento quiere alcanzar. ¿Cómo visualizamos nuestro negocio en un año? ¿Y en diez? Por supuesto, la visión abarca no sólo objetivos sino las expectativas que hemos depositado en nuestra compañía, sea esta grande o pequeña, y sea cual sea el negocio. Es el motor de nuestro negocio, nuestra motivación, el camino que tiene por recorrer una empresa a largo plazo. Además, sirve de rumbo, aliciente o motivación de cara a seguir cualquier estrategia. La visión determina en qué se debe convertir la empresa.

¿Cómo hacer una visión y una misión?

Antes de definir tanto la misión como la visión de nuestra marca, debemos pararnos a pensar los valores que la constituyen. Es decir, los principios que construyen el alma de nuestra compañía. Los valores son los que diferencian a una compañía de otra en el mercado y, por lo tanto, ante los consumidores. Claro que una empresa y otra pueden tener principios comunes, pero jamás todos serán iguales. Eso haría que la marca no sea única, que no tenga una personalidad definida. Por lo tanto, lo primero, ¡es tener una lista de valores!

Los valores son los que diferencian a una compañía de otra en el mercado y, por lo tanto, ante los consumidores. Claro que una empresa y otra pueden tener principios comunes, pero jamás todos serán iguales

Pero ¿cómo construir una misión efectiva? En pocos pasos y con unas preguntas concretas. Para crear una misión hay que volver al origen de todo, ¿Cuál es el propósito principal de nuestro negocio? Un truco para encontrar respuestas es emplear verbos como buscar, ayudar. Además, es muy importante no olvidar a nuestro publico objetivo, ¿a quienes nos dirigimos dentro del mercado? Y, por último, preguntémonos: ¿qué nos hace diferentes? ¿qué ofrecemos? ¿Por qué queremos que nuestros clientes nos recuerden? Las respuestas a estas cuestiones serán las que nos diferencien de la competencia.  

Ya hemos conseguido una declaración relevante de nuestra misión, pero ¿qué hay de la visión? Para definirla, debemos llevar a cabo una pequeña reflexión sobre qué queremos que sea nuestra empresa a largo plazo. En este punto, es importante pensar cómo lograremos llegar hasta donde queremos llegar, los recursos y herramientas que necesitaremos. Sólo así será un sueño factible. Y las preguntas que nos haremos tendrán que muy parecidas a las siguientes:

  • ¿A dónde queremos llegar?
  • ¿Cómo vemos el futuro? ¿Cómo lo queremos?
  • ¿Cómo podemos mejorar a corto y largo plazo?
  • ¿Qué recursos necesitaremos para llegar a dónde queremos?

Para definirla, debemos llevar a cabo una pequeña reflexión sobre qué queremos que sea nuestra empresa a largo plazo. En este punto, es importante pensar cómo lograremos llegar hasta donde queremos llegar, los recursos y herramientas que necesitaremos. Sólo así será un sueño factible. 

Google: un gran ejemplo de visión y misión

Para entender de forma práctica lo que supone tener una buena misión y visión, vamos a echar un vistazo a un gigante empresarial: Google. Creada en 1998 en California, a día de hoy, es uno de los grandes referentes como compañía integral. Porque si lo pensamos bien, Google es mucho más que un buscador, es la mayor y más diversificada empresa tecnológica del mundo. Además, ¿por qué caracteriza esta compañía? Por su permanente capacidad para innovar y reinventarse. Y lo hace tanto a través de sus éxitos como de sus fracasos. Pero ¿qué tiene que ver esto con su misión y visión? ¡Pues la verdad es que mucho!

De hecho, vamos a echar un vistazo en qué consisten éstas para poder entender como su buena formulación repercute en el éxito de la compañía. ¿Cuál podríamos decir que es la misión de Google? Podríamos resumirla en organizar la información para facilitarla de forma accesible y útil a la sociedad. En realidad, lo que hace Google es organizar la información repartida por todo el mundo para que todos puedan acceder a ella y usarla a su antojo. Lo primero que hacemos cuando queremos buscar algo es abrir nuestro navegador y preguntar a Google.

Y detrás de este motor de búsqueda, capaz de entender lo que queremos y ofrecernos exactamente lo que necesitamos, está el trabajo de una empresa. Detrás del éxito de Google está su misión: dedicación diaria a comprender mejor la intención de la gente al usar su buscador y sus esfuerzos por mejorar aquellos algoritmos para ofrecer la información más relevante y útil a los usuarios. 

Detrás del éxito de Google está su misión: la dedicación diaria a comprender mejor la intención de la gente al usar su buscador y sus esfuerzos por mejorar aquellos algoritmos para ofrecer la información más relevante y útil a los usuarios. 

Ahora pasemos a la visión de Google: proporcionar acceso a la información del mundo en un solo clic. Aunque Google es una de las grandes empresas del siglo XXI y la más capaz, controlar y poner a disposición de sus usuarios toda la información que existe en el mundo resulta una labor a priori imposible. No obstante, es el objetivo de la empresa y cada vez está más cerca de conseguirlo 

“Proporcionar acceso a la información del mundo en un solo clic” es un desafío ambicioso, pero muy conciso. Y este líder tecnológico cree en él de forma realista. Con este ejemplo tan poderoso e inspirador, ¿a que se entiende muy bien la importancia de la misión y la visión de un negocio?

Comparte

Posicionamiento de marca

¿Cuál es la identidad de una marca?

¿Qué es storytelling?