Los 10 principios básicos del buen diseño gráfico

El diseño gráfico es una de las profesiones más subjetivas que existe, y esto se debe a que durante el proceso creativo cada diseñador plasma una idea mental distinta, según su estética y gusto. 

Sin embargo, cuando se trata de convencer y lograr un diseño que llegue a los consumidores, hay una serie de principios básicos que todo buen diseño gráfico debe tener. 

 Esta serie de principios que enseñaremos a continuación, facilitan la composición, la organización y la integración de las ideas en el proceso creativo a la hora de crear tus diseños. Son reglas fundamentales en el diseño gráfico y que han sido implementadas por décadas para facilitar la percepción del mensaje en el receptor. 

Una vez se tiene el concepto claro que quieras expresar y su propósito, realizar un buen diseño gráfico es más sencillo cuando el proceso creativo se apoya en los siguientes fundamentos:

Diseñar va más allá de plasmar ideas en un lienzo, es un proceso creativo que debe estar acompañado de las interrogantes “¿por qué?” y “¿para qué?”

Principios de composición para lograr un buen diseño gráfico

Los siguientes principios para tienen que resultar como una camisa de fuerza, están concebidos para facilitar y estimular la creación del contenido visual. Cada diseñador es libre de utilizar estas recomendaciones como prefiera, ¡y lo mejor de todo es que pueden ser el punto de partida para realizar algo grandioso!

El teórico de la información Marshall McLuhan estableció que las herramientas tecnológicas que facilitan la creación del mensaje son “una extensión de nuestro cuerpo”. Aplicando las palabras de este profesor canadiense al ámbito del diseño gráfico, cada creación, desde la concepción del boceto, sería una extensión de nuestras ideas y pensamientos, a pesar de que estén regidas por una unos principios básicos. 

La importancia de las líneas 

Poco se habla de ellas, pero el uso y comprensión de las líneas es fundamental para lograr un buen diseño gráfico. Una línea se define como la unión entre dos puntos, la cual no necesariamente debe ser recta, horizontal o vertical. Las líneas pueden emplearse de muchas formas, y según el estilo que se elija, puede ayudar a segmentar un espacio o a comprender mejor un mensaje.

Un ejemplo claro del múltiple uso que puede hacer de las líneas son las imágenes que se observan en una carretera. Si pensamos en la imagen de una curva, en el exterior habrá líneas en forma de s, mientras que en el interior y en el centro del camino vemos una sucesión de líneas verticales cortas que marcan la ruta. Las líneas son diferentes en cuanto a forma, pero están combinadas con el objetivo de lograr un mensaje. 

La colorimetría y su influencia en las emociones

La psicología del color plantea que los colores pueden generar diferentes emociones en las personas, y que, dependiendo del ámbito a desarrollar, convendría utilizar un color u otro. 

En el diseño gráfico nada se puede utilizar al azar, absolutamente todo tiene una intención, y en este caso, el color es fundamental para lograr unos objetivos.

La teoría del color, por su parte, plantea la utilización y fusión de ambos. Partiendo del círculo cromático, es posible comprender cómo crear ambientes apropiados para cada escenario. Gran parte de la armonía visual se debe a la correcta elección y mezcla de colores. Escoger un mensaje simple, pero bien trabajado a nivel de color, ¡puede tener un impacto asombroso!

En lo que respecta al diseño gráfico institucional, los colores marcan la identidad de la organización. Durante el proceso creativo de la marca, el propósito y principios de la organización pueden ayudar a establecer una colorimetría adecuada. 

Percepción de las formas

El ojo humano está entrenado por naturaleza para identificar figuras y patrones en su entorno.

Valerse del uso de figuras geométricas en la composición gráfica potenciará la imagen y facilitará mucho la comprensión del mensaje.

A menudo, las figuras geométricas son empleadas en el diseño de logotipos para organizaciones y marcas. Para este proceso creativo hay que considerar que cada figura puede aportar una connotación diferente acerca de la empresa al público. Las formas utilizadas para crear el mensaje deben ir de la mano con la percepción que se quiere lograr del público meta, y por lo tanto, hay que conocerlo. 

Correcta utilización del espacio

Como hemos mencionado antes, todo lo que aparece o deja de aparecer en el diseño gráfico transmite un mensaje.

Por ello la utilización y distribución de los elementos en el espacio debe hacerse de forma armoniosa y sin dejar elementos a la libre interpretación de cada persona

La ley de los tercios que plantea cómo se deben disponer los elementos en la composición fotográfica, muestra la distribución equitativa y jerárquica del espacio. Además, establece una cuadrícula en la que se identifican puntos de interés donde frecuentemente se dirige la mirada humana. Esta teoría funciona, tal cual, en el diseño gráfico, en donde se plantea que cada elemento sea ubicado por su importancia en los puntos de interés. 

Textura para sensaciones tridimensionales

A pesar de que, literalmente, las personas no pueden tocar la textura, simular a través del diseño tridimensional supone una experiencia más inmersiva y gratificante para todos. La textura se encuentra presente en elementos con profundidad y volumen, y se debe siempre tomar en cuenta el ángulo y proporción para lograr el efecto deseado. 

La textura permite potenciar el recurso visual en el diseño y puede dar el toque que se necesitaba. Es un recurso del cual se puede echar mano, ¡pero no es indispensable! Todo dependerá de la creatividad del diseñador y de cómo quiera acercarse al público. 

Estilo de tipografía

La tipografía es tan importante como el color y cualquiera de los otros elementos visuales. La elección de un estilo de letra marca la personalidad de quien emite el mensaje en el diseño. Un ejemplo claro es la tipografía de la famosa marca de refrescos “Coca-Cola”. Este tipo de letra, incluso si lleva otro mensaje, nos hace recordar el nombre de la compañía, un proceso de establecimiento de marca que ha sido asociado con la identidad de la organización y que se mantiene a pesar de los años que han pasado desde su creación. 

Una vez que seleccionamos una tipografía, es recomendable mantenerla para fortalecer la identidad del emisor del contenido.

Antes de elegir un tipo de letra, ¡es importante asegurarse que favorece la comprensión del mensaje y se asocia perfectamente con lo que quiere transmitir la compañía u organización!

Proporciones para favorecer la distribución 

Tal como lo mencionamos en la distribución del espacio, cada elemento debe ser ubicado de forma jerárquica. Esto se logra estableciendo tamaños y proporciones correctas a cada elemento en el espacio. La preponderancia es dada por el sentido del mensaje y las proporciones lógicas y naturales de las cosas. Por ejemplo, si pensáramos realizar un diseño gráfico para promocionar manzanas, nos gustaría que estas lucieran grandes, brillantes y llamativas. Sin embargo, por el sentido lógico y natural de las cosas, las manzanas jamás serán más grandes que los árboles. 

Conocer el significado de primer, segundo y tercer plano, también es de gran ayuda para establecer tamaños y ubicaciones correctas de los elementos en el espacio. 

Contraste para resaltar elementos

Uno de los conceptos aplicados universalmente en el ámbito audiovisual es el contraste, un elemento fundamental para establecer puntos focales. A través del equilibrio de lo que se conoce como “blancos” y “negros” en la gráfica, se puede lograr atraer la atención a un punto específico de la imagen.

La correcta utilización de la colorimetría también puede proporcionar contraste en el diseño. Sólo consiste en estudiar qué colores del círculo cromático generan mayor contraste entre sí.

De esta manera, es más sencillo asignar colores y generar contrastes dentro de la imagen. 

Simetría para conservar el orden

Visualmente, el ser humano comprende más fácilmente los mensajes que son expresados con elementos simétricos. La percepción natural de las cosas se basa en que todo tiene un tamaño y proporción uniforme. Sin embargo, siempre apegado al propósito del mensaje, en ocasiones resulta de gran ayuda aportar a la composición elementos asimétricos para obtener un mayor grado de influencia e interés del público meta. 

La armonía ve afectadoacuando los elementos en el espacio parecieran estar aislados sin un sentido que los unifique.

Armonía visual

La armonía es uno de los conceptos más sencillos de entender, pero de los más difíciles de aplicar para algunos diseñadores gráficos. Este principio se ve afectado cuando los elementos en el espacio parecieran estar aislados sin un sentido que los unifique. Sucede mucho cuando se quiere transmitir un gran mensaje en una sola imagen, ¡y el efecto llega a ser contraproducente!

La armonía es precisamente lo que persigue todo buen diseño gráfico, y se logra siguiendo los principios antes mencionados y respetando el sentido del mensaje. La frase “ruido visual” es muy común cuando se rompe la armonía, y hace referencia a que hay elementos en la imagen que no están bien colocados, o simplemente sobran donde fueron colocados.

Poner en marcha la creatividad es más sencillo si seguimos estos básicos principios del diseño. Aunque la opinión acerca del producto final siempre será subjetiva, partiendo de estas recomendaciones se puede lograr un buen diseño gráfico con un estándar aceptable. 

Toma en cuenta que el margen de error no es tan amplio si se siguen estos fundamentos del diseño, ¡sólo hay que plasmar las ideas y utilizar estos recursos para lograr el objetivo trazado!

Comparte

¿Las redes sociales deben formar parte de tu estrategia de comunicación?

¿Quieres mejorar tu estrategia de marca? Sigue estos consejos

Cómo crear una estrategia de comunicación