Imagen corporativa de una empresa, algunos ejemplos de éxito

En el post anterior nos dedicamos a hablar de la importancia de la imagen corporativa, es decir, la importancia del conjunto de elementos que identifica a una marca y a una empresa, y que generan una primera impresión al público objetivo. Para crear una identidad corporativa se debe tener en cuenta muchos factores: distintos desde el diseño de logotipo hasta las campañas publicitarias más sencillas u originales. ¡Existen combinaciones de colores, logotipos e incluso tonos de voces de marcas que quedan impregnados en nuestra memoria para siempre!

De hecho, seguro que ahora mismo estás pensando en la imagen muy clara de una marca que no puedes olvidar. Y esto es gracias a que un equipo, más grande o pequeño, llevó a cabo un excelente trabajo. Acertar con la imagen corporativa no sólo ahorra costes publicitarios, tiempo, recursos y esfuerzo, sino que aumenta directamente las ventas y te posiciona en el mercado gracias al reconocimiento del público. 

Pero, conseguir una buena imagen de marca, que atraiga a los consumidores y los enamore, ¡no es tarea sencilla! No son muchas las empresas que puedan presumir de ello, es decir, que puedan afirmar que el público general, de un solo vistazo, pueda reconocerlas. Vamos a ver algunos casos de éxito:

Quizás, uno de los grandes referentes utilizados de forma recurrente es Apple, y ¿cómo, no? Esta empresa representa como ninguna el éxito del mejor branding corporativo. No sólo se posicionó como una de las empresas más potentes de los últimos años en poco tiempo, sino que su creador, Steve Jobs, también llegó a ser un visionario y una de las personas más influyentes en el mundo. Pensemos en su logo. Una manzana mordida que pasó de tener color a no tenerlo, diseñada desde el más absoluto minimalismo, para que en cuanto la veamos automáticamente reproduzcamos un mensaje: la simplicidad es nuestro mejor amigo. Brillante, ¿no?

Una manzana mordida, diseñada desde el más absoluto minimalismo, para que en cuanto la veamos automáticamente reproduzcamos un mensaje: la simplicidad es nuestro mejor amigo.

Coca Cola es otro gran ejemplo. Sólo su nombre es una de las palabras más conocidas en el mundo entero. Y no sólo por su producto y su icónica botella, sino por la filosofía que ha conseguido proyectar. Porque si su branding corporativo se ha enfocado a trasmitir un valor es el da la felicidad. De hecho, Coca Cola, se ha apropiado sin lugar a duda de este concepto, tanto que, aunque nos guste o no el refresco, no podemos desasociar su imagen corporativa de la felicidad.

Pero vayamos a otros casos de empresas cuyo público no es tan generalista, sino que pertenece a una industria pesada, y por lo tanto, su identidad corporativa implica una mayor complejidad en su desarrollo. Hablemos, por ejemplo, de Shell, una de las compañías más antiguas de petróleo y gas y una de las mayores multinacionales del mundo. ¿A que nada más leer el nombre de la empresa te ha venido a la mente su logo? Una concha amarilla perfilada en rojo. ¿Se nos ocurre algo más sencillo que este diseño? El logotipo de Shell tiene tanta fuerza como su identidad corporativa. Si estamos realizando un viaje en coche y estaos bajos combustible, con sólo visualizar desde lejos esa concha en un cartel, ya sabremos que pronto podremos pararnos en una estación de servicio y echar gasolina. Pasan los años y la marca Shell sigue destacando como uno de los símbolos comerciales más poderosos de la actualidad.

Pasan los años y la marca Shell sigue destacando como uno de los símbolos comerciales más poderosos de la actualidad. Los cambios en su imagen han sido mínimos, conservan la misma esencia.

Desde la creación de la empresa, hace más de un siglo, su logo apenas ha cambiado. De hecho, te retamos a ver la evolución de su imagen después de tanto tiempo. Ya verás cómo los cambios en su imagen han sido mínimos, conservan la misma esencia. Cuando se le ha preguntado a la propia empresa por el secreto de del éxito de su branding corporativo, ésta ha respondido de forma muy clara y directa, alegando que, si su logo ha permanecido a lo largo de del tiempo sin envejecer ni quedar fuera de contexto, es tanto por la calidad de sus productos y servicios pero, sobre todo, por los valores que no ha dejado de representar: profesionalismo y la mejor atención hacia sus clientes.

El éxito del branding corporativo de Mr Wonderful se basa elementos fundamentales: mensajes coherentes, mucha creatividad, la sencillez como bandera, una comunicación enfocada a un público muy concreto, y unos valores siempre presentes.

Antes de despedirnos, nos gustaría mencionar otra marca más moderna pero que en poco tiempo -se creó en el 2004- se posicionó en el top de las más importantes: Mr Wonderful. ¿Quién no tiene una taza o una agenda de esta marca? Incluso aunque no nos guste ni tengamos ninguno de sus productos, somos capaces de reconocer sus diseños al instante. Esta empresa española la creó un matrimonio desde un sofá. Mientras diseñaban sus propias invitaciones de boda, surgió la idea de ofrecer diseños personalizados por Facebook. Y en la actualidad, no es que cuente con más de 2 millones de seguidores en sus redes sociales, sino que se ha convertido en una de las empresas referentes en internet, vende a más de 30 países en todo el mundo y tiene más de 3000 puntos de venta. ¡Mr Wonderful innova y experimenta en el diseño de sus productos sin abandonar jamás su identidad! Y ¿qué podemos sacar claro del éxito de su branding corporativo? Que se construye sobre elementos claves: mensajes coherentes, mucha creatividad, la sencillez como bandera, una comunicación enfocada a un público muy concreto, y unos valores siempre presentes. 

Comparte

Posicionamiento de marca

Misión y Visión

¿Cuál es la identidad de una marca?