¿Cuál es el objetivo de crear una marca?

La marca es uno de los aspectos más importantes de toda empresa, lo que realmente nos diferencia de la competencia, incluso más que el propio producto o servicio.  La marca es la razón por la que los clientes eligen una empresa o eligen otra. Aunque la idea de marca sea distinta para cada persona, lo importante es que ésta destaque por su solidez. Normalmente, en las compañías, parece que sólo el departamento de marketing entiende la verdadera importancia a la marca como aspecto fundamental para que la empresa destaque, atraiga clientes, los retenga y supere a la competencia. Pero, tendrían que ser también los máximos responsables de una empresa, los que entiendan el valor de una marca, sobre todo porque ésta afecta directamente a las ventas. ¿Cómo? Te contamos los beneficios que aporta el posicionamiento de marca a tu empresa.

Una marca sólida ayuda a destacar en el mercado

Un mundo hiperconectado, en donde las necesidades de la sociedad están más expuestas, supone una mayor oportunidad para los negocios, pero también un mercado saturado. Ante tanta oferta, una empresa necesita diferenciación por su producto, pero también por su identidad. Sólo contar con propósito claro nos ayudará a destacarnos entre tantos. Incluso si nuestro producto o servicio es bastante parecido al que ofrece otra empresa, será nuestra marca la que haga decidirse por nosotros, o no, a los clientes. Pero una buena marca no sólo supone la diferenciación de un negocio, sino que le da confianza. Y no hablamos del cliente, eso lo dejamos para después, hablamos de la confianza que da al responsable de una empresa, ya que éste, sólo a través de marca puede apreciar lo que ha creado y construido.

Una buena marca no sólo supone la diferenciación de un negocio, sino que le da confianza al responsable de una empresa, ya que éste, sólo a través de marca puede apreciar lo que ha creado y construido.

La marca aporta credibilidad

Cuando una empresa tiene una marca sólida, aumenta su credibilidad en la industria a la que pertenece. Cuando una marca se construye sobre una estrategia bien definida, con sus objetivos y sus valores bien identificados, aporta una sensación de profesionalidad. Es como si estuviera diciendo a sus clientes “ofrezco un precio justo por lo que te aporto”. Con una marca sólida establecida, un negocio luce más profesional y, por lo tanto, ¡puede cobrar como tal! Si nuestra marca demuestra que produce trabajos o productos de alta calidad, es más probable que los clientes valoren lo que ofrecemos y paguen precios más altos por ello. El marketing innovador junto con un servicio al cliente de excelencia, establecerán una empresa como un negocio profesional serio. Y sobre todo, si los clientes ven que confías en lo que haces, ¡es más probable que confíen en ti y en tu experiencia!

La marca conduce a la lealtad y fidelización de clientes

Una buena marca lleva implícita unos valores y una promesa que engatusan a los clientes. De hecho, los clientes se sienten atraídos por marcas que comparten valores similares a los suyos. Si a través de tu marca cumples con esa promesa, si los valores que prometes son ciertos, los clientes desarrollarán una conexión emocional contigo y te elegirán siempre. De hecho, será gracias a la promesa de marca que podrás generar un reconocimiento en el mercado y lealtad en tu público. ¡Y a lealtad a la marca puede llegar a durar toda la vida!

Por otro lado, en una marca el cliente puede reconocerse. Por eso, nunca hay que subestimar el poder de la familiaridad. Cuando un cliente necesita comprar y al hacerlo reconoce tus colores, el logotipo de tu marca, con la que ya tiene un vínculo, y es más probable que se decante por tu producto que por otro de una marca que no conoce. ¿Por qué? Porque le es familiar. Porque siempre confiamos más en lo que conocemos que en lo desconocido. De hecho, hasta existe un refrán que reza: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Es decir, a los clientes no les conviene arriesgar aquello que se tiene o se conoce por algo que es supuestamente mejor pero que les es desconocido.

A los clientes no les conviene arriesgar aquello que se tiene o se conoce por algo que es supuestamente mejor pero que les es desconocido.

Otra de los beneficios de un buen posicionamiento de marca es que, aquellos compradores que están satisfechos con nuestro productos y servicios volverán como seguidores leales. Y esos seguidores pueden convertirse hasta en embajadores de nuestra marca. Cuando una empresa combina un gran producto con una marca atractiva que cumple con su promesa, la lealtad de sus clientes se hará cada vez más fuerte.

La marca crea expectativas alrededor del lanzamiento de nuevos productos

¿Qué ocurre cuando, por ejemplo, la empresa Apple lanza un nuevo producto al mercado? Pues que ni siquiera necesita lanzar una campaña de publicidad. De hecho, antes de que el producto esté disponible en una tienda, toda la audiencia de la marca ya está esperando impaciente y haciendo colas de horas y hasta de días en la calle para comprarlo, sin saber ni si quiera en que consistirá la novedad. Por lo que otro beneficio de una marca sólida es que ayuda a promover nuevos productos y servicios. ¡Las personas se interesarán automáticamente porque ya están familiarizadas con una marca!

Atracción de talento

Las grandes marcas atraen el talento. Y esto es innegable. Cuanto más destaque una marca por su marketing, por su posicionamiento de marca, más gente querrá ser parte de lo que trasmite esa empresa, y cuando una empresa permite que personas que sienten pasión por lo que hacen se sumen a su equipo, aumenta su potencia creativa.

Según una reciente encuesta sobre las preferencias, comportamientos y motivadores de quienes buscan empleo. Y ¿sabes lo que respondía una mayoría? Según el informe, 1 de cada 4 candidatos que busca empleo considera la reputación de la empresa y si comparte lo mismos valores como un factor determinante a la hora de querer trabajar ahí. 

Cuanto más destaque una marca por su posicionamiento de marca, más gente querrá ser parte de lo que trasmite esa empresa, y esto aumentará su potencia creativa.

Otra de las estadísticas que mostraba el estudio es que la proporción de candidatos que prefieren empleadores con una identidad corporativa clara y reputación positiva cada día crece más. Es decir, ¡los candidatos a un trabajo cada vez valoran más la marca para la que trabajarán o no!

Crear una marca para su negocio le permitirá ahorrar tiempo y dinero a largo plazo.

Para toda empresa, sobre todo para las pequeñas, es importante saber dónde se gasta el dinero y ahorrar lo máximo posible. Y no contar con una marca sólida desde el principio será, sin lugar a duda, un derroche de dinero. Si no contamos con una estrategia de marca, si no contamos con unos objetivos para el posicionamiento de marca desde el principio, tendremos que cambiar constantemente todos los elementos alrededor de ésta, desde el logotipo, los mensajes, la web…A largo plazo, estaremos gastando más tiempo y dinero en los cambios, en lugar de haber establecido una buena base en primer lugar. 

Así que ya sabemos, si desarrollamos una marca sólida, todo el tiempo, dinero, esfuerzo, energía y esperanza invertida en nuestro negocio, se fusionarán como un presentación completa y profesional. Y la marca no sólo existirá para promover nuestro producto y servicio, sino directamente para conseguir los objetivos del departamento comercial. 

Comparte

¿Cuál es la estrategia de comunicación más costo-efectiva para tu negocio?

Como crear un buen branding.

¿Cómo conseguir clientes?