Contenido, contenido y más contenido

Originalidad, originalidad y toda originalidad posible debería ser el título de este artículo, pues para crear un buen contenido para tu negocio, la única y verdadera clave del éxito consiste en ser uno mismo y no copiar patrones de la competencia.

Lo anterior es fácil de decir, pero ¿cómo se puede mantener la originalidad en un mundo que cada vez está más interconectado y en el que los formatos son replicados constantemente a toda velocidad? A esta preguntamos vamos a responder a continuación.

Lo que siempre hay que mantener en mente es que la llave de un contenido único y original está dentro de nosotros y en nuestra capacidad para asimilar información nueva dotándola de nuestra propia personalidad. 

¿Qué es un contenido en el ámbito de las redes sociales? 

Un contenido web o de redes sociales abarca infinidad de modalidades: desde tu página web, publicaciones en blogs, un carrusel de imágenes para Instagram o hasta videos para la aplicación TicTok y el canal de Youtube.

Un contenido web o de redes sociales se basa en cualquier pieza de información que sea capaz de aportar un mensaje o un conocimiento preciso a una audiencia determinada. Todo va a depender del formato que utilicemos para propagar el mensaje que le queremos enviar a nuestro público objetivo.

En la actualidad, existen infinidades de formatos y “formulas milagrosas” que prometen aumentar nuestros seguidores. Estas mismas están basadas en replicar ciertos patrones de publicidad o de publicaciones, sin embargo, dejan fuera un punto fundamental, crear un contenido que sea capaz de estrechar una relación de fidelidad entre el seguidor y la marca. 

A este tipo de publicaciones se le conoce como contenido de valor y es la clave a donde dirigir toda la creatividad del redactor. Si te suena este concepto, pero no sabes cómo diferenciarlo de otro tipo de contenido, ¡no te preocupes! A continuación, profundizaremos más sobre este tema. 

¿Cómo se diferencia un contenido de valor original de uno ordinario? 

Un contenido de valor es cualquier publicación que aporta algún beneficio al usuario que visita nuestra plataforma, la cual puede ser completamente o parcialmente gratuita, y también puede estar dirigida indirectamente a ofrecer un servicio o un producto. 

¿Qué quiero decir con esto? 

Si nuestro emprendimiento se basa en un taller mecánico podemos realizar un post para Instagram con una imagen bien estructurada o un video corto, en la que expliquemos las causas más comunes de las fallas de los motores. De esta forma, le estamos ofreciendo de forma gratuita a nuestros seguidores una información valiosa, y al mismo tiempo, le demostramos que somos unos expertos en el campo de la mecánica. A este tipo de publicación se le añade un Call to Action o llamado a la acción, y nos permite invitar a nuestro público a reservar una cita, solicitar más información, hacer una llamada, etc. 

El contenido de valor es más atrayente, y mucho más efectivo, que una publicidad donde sólo anuncie: “Se reparan todo tipo de averías en los coches”. Esto no quiere decir que una publicidad bien cuidada y detallada no sea importante, pero un perfil de Instagram donde sólo se genere publicidad no tendrá una comunidad fiel, y al final, el resultado repercutirá directamente en las ventas.

Una cualidad del contenido de valor es que se destaca por encima de los demás, pues está elaborado desde nuestra propia originalidad y nos permite comunicarnos con nuestra audiencia. 

Nadie es como tú, así ni nadie lo dirá como tú 

Quizás suene a cliché y a frases de tipo motivacional, pero es cierto, cada uno de nosotros, sin importar cuál sea nuestra rama de emprendimiento, tiene una concepción distinta del mundo y, en consecuencia, una manera diferente de comunicar nuestro conocimiento.

Sin embargo, muchos expertos señalan que copiar formatos puede ser positivo. Consideran que, si a cierta marca le funcionó tal idea, la clave del éxito estará en replicarla. En cierto modo tienen razón, pero existe una diferencia importante entre replicar y plagiar. Ese será nuestro siguiente punto a explicar.

La diferencia entre aprender de tu competencia y plagiar

Es lógico estudiar a nuestra competencia para saber qué están haciendo y así adaptar nuestra estrategia de marketing según el mercado. Obviamente, al principio esto será una práctica constante, pues necesitamos un “modelo guía”, pero no debe convertirse es una copia. Resultaría bastante decepcionante para nuestros clientes que empleáramos el mismo contenido de nuestros competidores en nuestras propias plataformas.

Si por ejemplo, nos dedicamos al estilismo y observamos que la cuenta del salón de belleza de la competencia publica una serie de cortes de cabello en un carrusel de Instagram, podríamos inspirarnos en esta idea para hacer una serie de publicaciones en las que expliquemos cuáles de esos cortes de cabello queda mejor según el tipo de rostro. De hecho, ni siquiera tendríamos que postear fotos, sólo hacer videos cortos que utilicen la técnica del “speed video” o videos rápidos. Una técnica muy querida y solicitada entre la audiencia de esta red social.

Lo importante es que las ideas y formatos de nuestra competencia nos sirvan de inspiración para hacer nuestro propio contenido de valor, añadiéndole el estilo que solo nosotros somos capaces de concebir.

Engagement: “La nueva vara de medir”

El engagement es una palabra clave en todo emprendimiento digital. De forma resumida, este concepto muestra el grado de fidelidad y compromiso mutuo que se crea entre la marca y sus seguidores. Este concepto es la “nueva” manera de medir el éxito y rentabilidad de una marca u organización. No queremos decir que antes no existiera una forma de medirlos, sólo que se hacía diferente. 

Un ejemplo de cómo era un engagement hace 30 años, consistía en observar la fidelidad que mostraban los usuarios por ciertas marcas de electrodomésticos. Las empresas fabricaban productos de calidad y los ponían en el mercado con excelentes planes de garantía. Cuando eran adquiridos y se demostraba que cumplían las expectativas de los usuarios, el boca a boca se encarga de hacer el resto. De hecho, ¡se llegó a crear clubs de membrecía para aportar un servicio técnico exclusivo!

Hoy en día, el engagement digital se mide con interacciones, comentarios, “me gustas” y enlaces compartidos. Así como también se mide el número de ventas cerradas que se generan a través de tus plataformas digitales.

La mejor forma de crear un engagement sólido es que haciendo nuestros seguidores se sientan identificados con nuestra marca creando una conexión emocional y una comunidad en torno a ella. ¿Cómo se logra esto? ¡Muy fácil! A través de contenido de valor 100 % original y que se caracterice por ser muy cercano a nuestra audiencia. 

Se profesional sin importar la plataforma 

Hasta ahora hemos dejado claro que ser original es la clave para triunfar en el mundo digital, pero conseguir esto llega a ser bastante abrumador, teniendo en cuenta, sobre todo, que existe una amplia variedad de plataformas y el contenido es fácilmente replicable. Por ello, queremos señalar unas pautas o consejos que nos permitirán desarrollarnos como unos profesionales entre las diferentes plataformas.

Instagram: Imagen atrayente + información de bolsillo 

Instagram es una red social muy visual, su gancho son las imágenes bien elaboradas, que destaquen un aire profesional o artístico. Obviamente, también es el parque de recreo de los memes, pero eso es otra historia (de la que también podemos sacar provecho para nuestra marca). La fórmula de esta plataforma oscila entre combinar una imagen o un vídeo bien realizados, acompañados de una información precisa. Suena bastante sencillo, pero a veces, ser conciso puede resultar muy difícil. En realidad, es una cuestión de práctica y de preguntarnos si la información que les estamos aportando a nuestros usuarios es realmente relevante para ellos. 

Esta red nos permite contar más acerca de nuestra marca gracias a los Intastories, una excelente oportunidad para humanizar nuestro negocio. Siempre se recomienda publicar varias historias durante el día y llevar a cabo alrededor de dos transmisiones en vivo por semana, estas últimas son fundamentales para dar información más profunda sobre un tema específico.

Facebook: Storytelling + llamados a la interacción  

Facebook es el gigante de las redes sociales y, como tal, ha ido transformándose y aportando herramientas para usuarios individuales, marcas y empresas. Una de las grandes herramientas que ofrece son la FanPage y las tiendas virtuales. Dependiendo de nuestro modelo de emprendimiento podemos decidirnos por utilizar una u otra.

Sin embargo, como en toda red social necesitaremos contenidos de valor, y el mejor formato para esta red es el texto escrito. ¡Para hacer nuestros textos o relatos más poderosos nos apoyaremos en el storytelling!

¿Y qué es el storytelling? Es la capacidad de relatar experiencias propias que conecten con nuestros seguidores y que lleven un mensaje poderoso que se relacionen con el tema que estamos tratando.

Conectar con nuestros seguidores a través de una historia personal, sea real o no, es una de las técnicas más utilizadas para crear engagement y Facebook resulta la plataforma ideal para ello.

Un consejo que no se nos debe olvidar es procurar que el espacio entre los párrafos sea palpable, no sobrepasando las 5 o 6 líneas de texto y acompañar siempre el relato con una imagen que ayude a reforzar la idea del contenido. ¡Obviamente, la historia ayude a tratar algún tema relacionado con nuestra marca!

Youtube: La fusión de una Planificación y un Formato vibrante

Youtube es la televisión digital libre de la nueva era. Todos desean estar allí, pero se frenan en el momento de plantearse el tipo de contenido que producir.

En este sentido, no nos vale la cantidad de cursos que hayamos tomado en marketing digital. Lo primero que tenemos que hacer es contar con un plan bien definido, pues son muy contados los casos de “éxito por casualidad”. Este plan o estrategia debe incluir el tema, el guion, los días de filmación y edición, junto con el formato y estilo que enmarcará el video.

Lo más impórtate en esta red social será la originalidad y la capacidad que tengamos para trasladar nuestra personalidad a la pantalla y generar la emoción de nuestros seguidores. No debemos imitar a ningún “Youtuber” famoso, pues los usuarios de esta red social suelen ser los más críticos.

En esta red se aplica la calidad en vez de la cantidad. De hecho, un error común al iniciar es la promesa de un video semanal. Si no estamos seguros de poder cumplir con esa frecuencia, no lo hagamos. ¡Recordemos que menos puede ser más!

Como hemos podido comprobar la originalidad es algo que surge naturalmente, sin presiones, siendo nosotros mismos. Indudablemente es la clave del éxito en el mundo 2.0. Por eso, ¡no tengamos miedo de ser nosotros e imprimir nuestra huella en las redes sociales!

 

Comparte

La comunicación en sectores técnicos

¿Por qué la comunicación en el sector de salud es tan importante? ¿Por qué hay que tener tanto cuidado en manejarla?

Cómo analizar la experiencia de tu usuario en línea