Cómo crear una estrategia digital

En un mundo digital hiperconectado y en constante cambio, entender en qué consiste una estrategia digital resulta fundamental. La tecnología en sus distintas modalidades es una herramienta imprescindible para los consumidores, es decir, los clientes. 

Según las estadísticas disponibles, el 80% de los usuarios de Internet ahora usan un teléfono inteligente. Y esto, ¿qué significa? Pues que en la actual era digital, hay un número aparentemente interminable de los canales disponibles para dar a conocer y comercializar los servicios o productos de nuestra empresa a nuestro público objetivo.

Pero más allá del potencial que presentan estos canales, de nada sirve que tengamos acceso a ellos si no contamos con un plan y una estrategia detrás que garantice que sus esfuerzos tengan el máximo impacto.

Por eso hemos elaborado esta guía resumida que pueda ayudarte en tu estrategia.

Definir la base de la estrategia

La base de cualquier estrategia digital sólida es una forma de ver por qué existe su empresa.

Al hacerse esa pregunta, la mayoría pensarán en lo que ofrece su negocio a los consumidores, pero en realidad, la pregunta es otra: ¿Por qué se creó la empresa? ¿Cuál fue la motivación, cuál fue el sueño y las expectativas? Si respondemos de forma sincera a todas las preguntas anteriores, conseguiremos elaborar una historia de marca que llegue a nuestra audiencia.

Para contar una historia de marca de éxito como base de la estrategia, profundicemos entonces en los siguientes puntos:

¿Por qué existe el negocio?

¿Cómo ayudará esto a nuestra audiencia y cómo alcanzará nuestros objetivos?

¿Qué ofrecemos realmente a su público objetivo?

Una vez que hayamos respondido a todo lo anterior, y elaboremos sobre esos datos el mensaje de marca, podremos plantearnos con quién queremos compartirlo.

Sólo conociendo en profundidad a nuestro público podremos dirigir todos los esfuerzos de marketing para interactuar con ellos y satisfacer sus necesidades

Definir a nuestro público objetivo

Si no sabemos a quién nos dirigimos, nunca podremos hacer crecer y expandir nuestro negocio. Según distintos estudios de mercado, definir a la audiencia ha resultado que los sitios web sean hasta cinco veces más efectivos y fáciles de usar para los usuarios específicos.

Sólo conociendo en profundidad a nuestro público podremos dirigir todos los esfuerzos de marketing para interactuar con ellos y satisfacer sus necesidades. Y para ello necesitamos llevar a cabo una investigación de mercado que abarque lo siguiente:

Objetivos: Tenemos que conocer los objetivos que persigue nuestra audiencia basados en el producto o servicio que ofrecemos.

Desafíos: También tenemos que investigar los desafíos que enfrenta el público en torno a su necesidad de comprar nuestro producto o servicio. 

Aficiones e intereses: esta información nos ayudará a conocer mejor a nuestra base de clientes y lo que los motiva.

Prioridades: Es fundamental saber qué es importante para la audiencia en relación con su negocio.

Planificar la experiencia de usuario

Antes de desarrollar cualquier tecnología, es imprescindible tener en cuenta cómo va a ser la experiencia de usuario. Ahora que gracias al estudio de mercado conocemos las necesidades de nuestra audiencia y cómo se comporta, debemos planificar la experiencia que les ofreceremos cuando interactúen con nosotros. Para ello consideremos las siguientes preguntas:

¿Dónde encuentra un usuario nuestro negocio online por primera vez?

¿Qué contacto o puntos de contacto son los más importantes cuando un usuario toma una decisión sobre nuestros servicios?

¿Qué hace que nuestros clientes potenciales se vayan? ¿Qué los mantiene en nuestra web? ¿Qué los hace volver?

Gracias a los formularios realizados y al análisis web, sumados a la investigación de mercado, podremos trazar el recorrido ideal que tengan que hacer nuestros clientes cuando visiten nuestra web y decidir así qué áreas debe abordar nuestra estrategia para ayudar, generar más participación, lealtad y, en última instancia, beneficios.

Gracias a la investigación de mercado, podremos trazar el recorrido ideal que tengan que hacer nuestros clientes cuando visiten nuestra web y decidir así qué áreas debe abordar nuestra estrategia para ayudar, generar más participación, lealtad y, en última instancia, beneficios.

Crear una estrategia de contenido

En N3 hemos hablado muchas veces de la importancia del contenido, es decir, de crear contenido propio y original como principal estrategia para llegar a nuestro público. 

Ya está demostrado que crear contenido dirigido a nuestros clientes potenciales, y promocionarlo a través de los canales digitales más efectivos disponibles para nuestro negocio, podrá obtener los resultados que tanto buscamos. De hecho, los líderes del content marketing obtienen 7,8 veces más tráfico en su web que los que no comparten contenido.

A medida que comprendamos mejor a nuestro público objetivo, sus sueños, metas, desafíos e intereses, podremos aprovechar este conocimiento para crear publicaciones interesantes que se les aporte valor, haciéndoles consumir y compartir. ¿Y por dónde empezar? 

Siéntate con tranquilidad y elabora una lista de ideas de contenido para el blog de tu empresa. Hay que considerar las fechas o eventos clave que tienen lugar a lo largo del año y cómo podríamos vincular contenido atractivo relacionado con nuestro negocio.

Una vez tengamos esa lista de contenido e identificado los mejores canales para mostrarlo (Facebook, Twitter, correo electrónico, blog, Instagram, etc.), hay que organizarlos creando un calendario de contenido que conozcan todos los miembros de nuestro equipo.

Crear este enfoque colaborativo nos dará la capacidad de desarrollar, cambiar y actualizar las ideas, así como adaptar nuestras campañas en todo momento.

A medida que comprendamos mejor a nuestro público objetivo, sus sueños, metas, desafíos e intereses, podremos aprovechar este conocimiento para crear publicaciones interesantes que se les aporte valor, haciéndoles consumir y compartir

¿Con qué recursos contamos?

Ahora que ha construido las bases de nuestra estrategia digital, hemos planificado el contenido y decidido cuándo y cómo lo vamos a compartir con nuestro público objetivo, ese que ya tan bien conocemos, deberemos determinar con qué equipo contamos para implementar todo.

 Dentro de nuestra organización, ¿quién puede desempeñar mejor la responsabilidad para lograr ciertos objetivos dentro de la estrategia? Al observar los recursos disponibles y decidir dónde ubicar los talentos de las personas que conforman nuestro equipo aseguraremos el éxito de nuestra estrategia.

Medir los resultados

Si algo tiene esta era digital es las posibilidades de información que ofrece. ¡Debemos aprovecharlas! Existen herramientas como Google Analytics y las herramientas para webmasters que nos dan informes y datos detallados para comprender qué funciona y qué no.

Al medir nuestros resultados, podremos descubrir el contenido o las campañas que realmente generaron tráfico y fomentaron la participación, y aprender de los errores de los que no para no repetirlos y que nuestra estrategia digital sea más inteligente, sólida y exitosa.

Para concluir, tengamos en mente que crear una estrategia digital exitosa es un proceso que requiere tiempo, reflexión, perseverancia y un sólido conjunto de habilidades. La capacidad de planificar y ofrecer una estrategia digital exitosa puede mejorar seriamente nuestras perspectivas profesionales y ¡cambiar el rumbo de nuestra empresa!

Comparte

¿Cómo manejar la gestión de una marca nueva cuando llega un M&A?

Ya tienes una página web, ahora hay que optimizarla

Siempre piensa en lo que tu público quiere saber, no lo que tú quieres contar