Cómo crear una estrategia de comunicación

Al observar los grandes avances tecnológicos en materia de comunicaciones, podemos deducir a simple vista, que la forma de presentar cualquier producto o servicio ante el público consumidor no tiene nada que ver con la manera en que se realizaba en épocas anteriores.  El desarrollo  de las estrategias comunicacionales ha evolucionado junto con la sociedad y con el contexto donde se desenvuelve. Con la llegada de la edad moderna y la mecanización de la industria, se registró una proliferación de factorías, muchas de ellas dedicadas a la elaboración de un mismo producto. Esto creó lo que conocemos como competencia industrial. En vista de este aumento en la cantidad de empresas dedicadas a un mismo ramo, el empresariado se vio en la necesidad de buscar imponer su producto o servicio en el gusto del consumidor, tratando de resaltar las bondades de su marca sobre las demás.

Las formas con las que se busca efectuar esta imposición es lo que hoy podemos definir como estrategias comunicacionales. En épocas donde ni se soñaba con los medios electrónicos actuales, estas estrategias se llevaron a cabo mediante el uso de medios impresos, carteles publicitarios, demostraciones públicas, radio, televisión, entre otras. En algunos casos la estrategia comunicacional fue tan afectiva que el uso del servicio o producto ha pasado por diversas generaciones.  

¿Qué es una estrategia comunicacional?

Es un conjunto de  herramientas sistemáticas que permiten planificar y ejecutar una serie de acciones para mejorar el posicionamiento de la marca en el mercado. Una estrategia comunicacional necesita que se planteen unos objetivos generales, que son el gran premio que se quiere alcanzar; el mensaje básicamente se podría definir como la información que resalta sus bondades o ventajas; la implementación de un plan de acciones a ejecutar para la efectiva aplicación de dicha estrategia; las variables indicadoras son una serie de datos recopilados por distintos medios sobre el comportamiento de la marca en el mercado, ejemplo: opiniones, referencias, volumen de ventas, etc. También se deben tomar en cuenta una serie de factores tales como: plazos de tiempo de producciónmedios de distribución o prestación del servicio,  relaciones públicasimagen empresarialmedios publicitarios entre otros, siempre con la idea de definir con claridad su utilidad, buscando despertar el interés por parte de los posibles clientes.

¿Por qué es importante la estrategia comunicacional para una empresa?

La idea principal cuando se inicia cualquier proyecto de producción o prestación de algún servicio, debe estar siempre dirigida a lograr la preferencia del mismo por parte del público consumidor, esto lleva al planteamiento de la pregunta: ¿Qué debo hacer para convencer al consumidor sobre los beneficios que le pudieran brindar mis productos o servicios?, es allí donde entraría en juego la implementación de una estrategia comunicacional.

 El uso de una correcta estrategia comunicacional debe tener como objetivo principal, crear un efecto de convencimiento en el usuario. La correcta implementación de dicha estrategia, garantizaría una proyección positiva sobre la imagen de la empresa logrando un acercamiento hacia las metas de comercialización trazadas.

¿Cómo puedes crear una estrategia comunicacional en simples pasos?

Crear una estrategia comunicacional puede ser un proceso abrumador, pues es necesario tener en cuenta una serie de factores, que nos permitan llegar el público objetivo de una forma clara. Cuando este proceso no se realiza de manera efectiva, el mensaje no termina de llegar y la estrategia falla. 

Tras un proceso de investigación se ha elaborado una serie de pasos que te permitirán planificar tu próxima estrategia comunicacional.

1. Investiga y analiza en qué situación se encuentra tu marca

Para empezar la planificación de una estrategia comunicacional, debemos tomar en cuenta la situación actual de la organización, es imprescindible que tomes en cuenta los siguientes aspectos:

  • Reputación de tu marca: En este punto se debe tener en cuenta la calidad del producto o servicio y disponibilidad del mismo. ¿Qué piensan los clientes de tus productos o servicios?
  • Identidad de tu marca: Son todos los valores, bondades, características asociadas con las cuales el público identifica tu producto. ¿Tus clientes reconocen la marca fácilmente?
  • Experiencia de los clientes: Es importante la recopilación de opiniones del público consumidor o usuario sobre el uso del producto o servicio. ¿Cuántas experiencias positivas hay vs las negativas?
  • Tendencias del mercado: Se debe realizar un estudio o sondeo sobre la aceptación del producto o servicio dentro del público consumidor. 
  • Estado de tu competencia: Se debe tener en cuenta la popularidad y aceptación del mismo producto o servicio dado por otras empresas. 

Para conocer mejor la situación actual de tu organización puedes realizar un análisis FODA, así reconocerás rápidamente las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que tienen tu producto, servicio o marca. 

2. Identifica y define los objetivos que deseas alcanzar

Una vez que se halla identificado la fuerza y debilidad de tu empresa, es necesario que definas cuales van a ser los objetivos específicos de la estrategia comunicacional a aplicar. En este punto deberías plantearte las siguientes interrogantes:

  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿Para qué quiero conseguirlo?
  • ¿Por qué quiero hacerlo?

Principalmente, el logro que se busca es el posicionamiento de la marca en el mercado, es decir, el éxito rotundo en la comercialización de la misma, sin embargo ten en cuenta que para llegar a esto debes identificarte primero con tu futuro cliente.

3. Selecciona tu audiencia

Primeramente debes definir a qué grupo de personas vas a dirigir el mensaje implícito de la estrategia comunicacional, ejemplo: amas de casa, oficinistas, mecánicos, jóvenes, adultos etc., ya que estos son los principales candidatos a convertirse en tus principales clientes. En este paso vas a seleccionar a tu público objetivo. 

Según Kotler y Armstrong el segmentar a tu público es necesario, pues no se puede servir a todos los clientes por igual y esperar a que tengan el mismo grado de satisfacción. Entonces, el público objetivo o tu audiencia deben ser aquellas personas que comparten los mismos intereses, características o necesidades que tu organización o marca puede suplir. 

4. Asigna un presupuesto

En vista de que en los tiempos que vivimos todo se mueve alrededor de un costo monetario, es importante que elaboremos un presupuesto detallado para la realización de esta estrategia. Para esto debemos tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • El tamaño y capacidad de tu empresa.
  • Utilidad que posea tu organización.
  • Necesidades.

 5. Define el mensaje que deseas transmitir

Es necesario concretar qué es lo que se desea comunicar según el objetivo planteado. Recuerda enviar un mensaje simple, pero que permita establecer una conexión con el público. Puedes optar por mensajes racionales o emocionales, según tu estrategia. 

También es importante crear una frase (slogan), el cual se convierta en tu tarjeta de identificación ante el público. De allí la necesidad de crear una frase que permita o cree una asociación con la marca o con la estrategia que estás planteando. Esta frase debe de ser fácil de memorizar y necesita proyectar una imagen que impacte en la mentalidad del posible cliente. Algunos ejemplos podrían ser: “Destapa tu felicidad” de la empresa de bebidas gaseosas Coca-Cola o “Me encanta” de la cadena de comida rápida Mcdonald´s.

6. Selecciona los Canales que vas a utilizar

Debes definir que vía o canal vas utilizar en la promoción de tu estrategia comunicacional. Actualmente se puede disponer de un sin número de medios para dar a conocer tu marca entre los cuales podríamos mencionar: radio y televisión, medios impresos, vallas publicitarias, redes sociales, anuncios es páginas web, entre otras muchas. Todo esto dependerá del presupuesto que hayas establecido para este fin. Muy útil para este punto seria la consulta con un experto en publicidad y mercadeo o marketing digital.

7. Crea un calendario con las actividades a realizar

Dentro de toda planificación, debemos definir un plazo de tiempo moderado para la concreción de nuestros objetivos, tomando en cuenta las dificultades que se nos puedan presentar. En el cálculo de este lapso de tiempo se debe incluir los puntos que hemos tratado anteriormente, de esta forma se podrá estimar en qué fecha estará lista la estrategia comunicacional. 

8. Analizar los resultados

Durante el proceso y al finalizar se deben realizar auditorías de marketing con el fin de obtener y apreciar los resultados que se lograron con la implementación de la estrategia comunicacional, o en caso de que no se consiga alcanzar un objetivo determina se podrá tomar una acción inmediata. 

Cuando se está analizado se necesita evaluar los siguientes puntos: el cumplimiento del plazo establecido, el alcance del presupuesto y sí se logró alcanzar el objetivo. Con los datos obtenidos podrás establecer nuevas directrices a utilizar en futuras estrategias comunicacionales.

Como ves una estrategia comunicacional es el conjunto de acciones que se deben realizar con el fin principal de posicionar tu marca en el contexto del mercado. En muchos casos, no necesariamente el producto que ostenta tu marca es el que mejor en cuanto a los estándares de calidad y precio, sin embargo una buena estrategia de comunicación va a poder identificar sus bondades y mostrárselas al consumidor.

Comparte

La comunicación en sectores técnicos

¿Por qué la comunicación en el sector de salud es tan importante? ¿Por qué hay que tener tanto cuidado en manejarla?

Cómo analizar la experiencia de tu usuario en línea